Así fue A Summer Story 2017: Extreme Camp

0

Todo verano tiene decenas de historias, pero muy pocas son dignas de ser contadas.

Por tercer año consecutivo, el 23 y 24 de Junio en esta ocasión, se ha celebrado en La Ciudad del Rock (Arganda del Rey, Madrid) el festival A Summer Story. Como su línea editorial persigue, ASS ha vuelto a reunir la mayor cantidad de géneros musicales -todos dentro de la electrónica- para contentar a la mayoría de asistentes posible. 60.000 fanáticos del Techno, Hardstyle, EDM y/o Remember se dieron cita entre sus dos días y tres escenarios -más un cuarto durante el segundo día proporcionado por Máxima FM- para darle la bienvenida al verano 2017.

La Extreme Camp, el escenario Hardstyle del festival, regresó tras su experiencia en 2015, pero con un único día. Con una fuerte apuesta por la versión más dura de este género, el Raw, acompañado de un gran sonido y un escenario decorado con calaveras, este stage se proclamó como una de las razones por las cuales mereció la pena asistir a A Summer Story.

Los primeros en pisar el escenario fueron Donkey Rollers en su primera actuación en España. Su visita, con motivo de sus 15 años en el Hardstyle, sirvió para desplegar todo el repertorio de su nuevo album. El extraño horario y la corta duración de su sesión estuvo justificada: pocas horas después actuarían en pleno Defqon.1.

Tomaban el relevo Stereocode, que abrieron la tanda de artistas nacionales con su segunda actuación en A Summer Story. Con una selección de temas recientes de Euphoric Hardstyle y algún que otro clásico más antiguo firmaron una sesión que también admitiría algo de Raw melódico.

Sin perder la costumbre, Kursez vino preparado para “destruir” la Extreme Camp con los kicks más potentes del panorama nacional. Cherokee, su producción más reciente, mostró la calidad que sus temas pueden alcanzar. Aún así, estos temas propios “sólo sonarán en mis sesiones”, comentó en la entrevista que posteriormente concedió a Fever Music.

Con una línea más suave a la anterior, Arzadous se estrenó en este festival con producciones propias, algunas de ellas pertenecientes a su próximo disco, mashups y buen repertorio de otros productores. Su cierre contó con un atrevido remix de Happy Hardcore a su propio tema Reborn. Nuestro nacional más internacional se expresó a través de su album debut.

Elmo Zombeat

Elmo Zombeat

Audiofreq fue el primer foráneo en subir a la Extreme Camp. Respaldó su sesión con las potentes producciones que le caracterizan, consiguiendo siempre un sonido único en él. Con su último EP, el australiano no dudó en ejecutar un set en el que no dejó de lado géneros como el Drum n Bass, llegando incluso  a sonar “Anomaly” de Noisia.

El sonido Euphoric internacional vino representado por Da Tweekaz, quienes repiten en A Summer Story. Transmitiendo buenas vibraciones con su peculiar energía y repertorio, el dúo noruego presentó algunos edits que poco después utilizaron en su siguiente actuación, la que conformaron en el MainStage de Defqon.1. Entre ellos, mostraron un mashup de Tweekay14 con Samba, modificada con sonido Hardstyle. Pura locura, dejaron su sello.

LNY TNZ reunieron, a parte del público habitual del Hardstyle, a otro no tan afín al género. Trap, Hard y Freestyle fueron clave en su actuación, incluso se llegó a escuchar un -sorpendentemente- bien recibido remix a “Despacito”.

Fue entonces cuando Crypsis tomó los mandos de la cabina para dar comienzo al protagonista de la Extreme Camp: el Raw. Su repertorio estuvo fundamentado en sul último álbum publicado. Prendió la mecha con con el Remix de Frequencerz a su tema “Torture”, pero guardó fuerzas para subir horas después de nuevo al stage.

La formación de Raw más reconocida en la escena española, The Beast Project, tomaron entonces el escenario. Presentaron una novedad dentro de la Extreme Camp: un himno propio producido por ellos mismos. Aseguran encontrarse en un buen momento habiendo fichado por X-RAW, lo que se supone como un empujón para el hardstyle español. No se cortaron en poner temas de gran calibre, ya fuesen propios e internacionales- como “One”- para dejar marca de lo que les caracteriza a ellos, el Raw más duro.

Una de las promesas del Raw que dejó huella en A Summer Story fue D-Sturb. Su cambio de estilo, desde uno más oscuro a uno más melódico, ha dejado constancia de su facilidad para producir; “el Raw lo prefieron con melodías” comentaría a Fever Music antes de su sesión. Presentó varios temas nuevos en su set con los que más de uno se llevó las manos a la cabeza, tanto melódicos como oscuros. Radical Redemption se sumó a la fiesta, actuando como MC mientras sonaba la colaboración entre ambos “Kill Me”.

Elmo Zombeat

Elmo Zombeat

Sub Sonik, otro joven integrante de la familia Raw, demostró en la Extreme Camp por qué ha llegado hasta dónde ahora está. Kicks potentes y un estilo melódico caracterizan sus temas, como el de sus últimas producciones del álbum “I Am The One” con la que inició su hora de set.

Por primera vez en España y en exclusiva, la formación Minus Militia llegaba a A Summer Story con media hora de pura intensidad. Abriendo con un Edit a su Reign Supreme, ofrecieron un show inolvidable; y no solo por la música: Chain Reaction ondeando la bandera, MC Nolz al micro y Radical Redemption saltando al público en un “stage dive” fue un ejemplo. Durante los últimos minutos dispararon los BPM hasta llegar a ritmos HardCore para poner punto y final a esta actuación tan exclusiva.

El Hardstyle concluía aquí para dar comienzo al Hardcore. AniMe subía el ritmo para ofrecer el mejor sonido Dogfight, sello al que pertenece. La italiana demostró su depurada técnica para mezclar este género de forma limpia y bien ejecutada, haciendo sonar desde lo más nuevo -sin ir más lejos su himno de Exodous de este año- y temas antiguos -HardCore Machine junto a Mad Dog-.

Javi Boss y Juanma, las figuras más reconocidas de la discoteca alicantina Central, pilar del Hardcore nacional, unieron sus fuerzas durante una hora para ofrecer una buena dosis del Hardcore más mainstream.

El sol ya iluminaba toda la Extreme Camp para concluir con un cierre muy especial. Noventa minutos de set esperaban de la mano del artista Hardcore más conocido, el enmascarado Angerfist. Su perfeccionada técnica para mezclar gran cantidad de canciones en sus sesiones acabó con las últimas energías de quienes aún aguantaban de pie. Clásicos, novedades y temas del último álbum fueron los ingredientes para cerrar el primer día del festival y el único del area Hard con un buen sabor de boca.

 

Los fanáticos del Hardstyle, los cuales muchos asistieron al festival únicamente para “acampar” en este escenario, esperan impacientes que A Summer Story 2018 confirme de nuevo la Extreme Camp; quién sabe si se repetirá… o si se prolongará durante los dos días de festival.

 

Ivan Blanco
Daniel Urbano

Share.

About Author

Leave A Reply