Gracias, trance. Gracias, ASOT

0

27 de febrero. Había llegado el día. Miles de personas de decenas de países ya estaban preparadas para disfrutar del mayor evento de trance del planeta.

Con motivo del festival, había diferentes ‘pre-partys’ distribuídas por la ciudad de Utrecht. Decidimos ir al Club Poema, local cercano a Jaarbeurs, donde se celebraba el ASOT. Tuvimos la oportunidad de disfrutar de una fiesta en petit comité, con artistas de la talla de Allen Watts o Dan Stone, y totalmente gratis. Nada mejor para calentar las piernas y “abrir el apetito” para lo que venía después.

Eran las 19:30, se acercaba el momento y se empezaba a agrupar gente en las entradas de Jaarbeurs. Con una superficie de unos cuatro campos de fútbol, para que nos entendamos, se preveían cuatro stages inmensos que, como ya veremos después, así fue.

A las 20:00 estaba prevista la apertura de puertas. Las abrieron con mucha puntualidad, ni un minuto de retraso. Se sentían los nervios y la emoción. Estábamos muy cerca.

Tras los cacheos de rigor, estábamos dentro. Un ‘A STATE OF TRANCE’ gigantesco te daba la bienvenida al llegar al Who’s Afraid Of 138?! stage. ‘Increíble’, esa era la única palabra que nos salía, y aquello ni siquiera había empezado. Teníamos media hora antes de que empezasen las actuaciones, por lo que dimos una vuelta por todo el recinto. Si digo que era necesario utilizar el mapa, no exagero. Aun siendo un festival indoor, aquello era enorme. Lo presidía el Mainstage. Un Mainstage bastante más grande que un campo de fútbol. Aquí la palabra usada pasó a ser ‘espectacular’. Nos acercamos al Radio Dome, donde Armin Van Buuren iba a retransmitir el festival por radio. En aquél momento todavía no estaba.

Las 21:00. Estábamos en el WAO 138?! Comenzó una cuenta atrás que ponía los pelos de punta. Al llegar a cero, apareció Ferry Tayle. El ASOT 750 Festival había empezado. Se podría decir que el WAO 138?! stage era el más pequeño de los cuatro, algo sorprendente teniendo en cuenta que el line-up contaba con nombres como Standerwick, Ben Nicky, Bryan Kearney, además del ya mencionado Ferry Tayle, entre otros. Tras el set de éste último, estuvimos disfrutando de Standerwick que, como acostumbra, no dejó indiferente a nadie con la fuerza de sus sets.

Who’s Afraid of 138?!

Al finalizar Standerwick, decidimos movernos. Nos acercamos al Radio Dome. Evidentemente, Armin estaba retransmitiendo. El formato de la zona de la radio era muy interesante. Al entrar, gente del staff te dejaba unos auriculares. Solo la gente con auriculares podía escuchar lo que dentro del Radio Dome se comentaba.

Radio Dome

A las 0:30 estaba previsto el ‘Celebration Moment’, algo que no queríamos perdernos, así que allí fuimos. Era en el Mainstage, por lo que pudimos ver el final de la sesión de MaRLo. Del ‘Celebration Moment’ solo sabíamos que eran 15 minutos de música y efectos de luz para celebrar los 15 años del ASOT. Nadie imaginaba que éstos 15 minutos iban a convertirse en 15 de los mejores minutos de nuestras vidas, al menos para un servidor.

Jack, el hombre que pone voz a las cuñas del ASOT hizo acto de presencia micrófono en mano. Con una voz que pone la piel de gallina, comenzó a relatar, brevemente, la historia del ASOT. Entonces comenzaron la música y las luces. Con canciones míticas y preciosas como Carte Blanche, Visions, Invasion, We Control The Sunlight, Tuvan, Together o Concrete Angel, entre otras, los sentimientos estaban a flor de piel. Entre las canciones, los efectos y la piroctenia, -sí, pirotecnia en un interior, nada muy grande, pero impresionaba- era imposible esconder alguna que otra lágrima.

Mainstage

Al finalizar el ‘Celebration Moment’ y aún con los pelos de punta, nos acercamos al 15 Years And Counting stage a ver, de forma muy breve, a Lange, ya que a la 1:00 comenzaba Ben Nicky en el WAO 138?!

Antes de afrontar la recta final del festival, disfrutamos de los sets de Ben Nicky y Bryan Kearney. Dos enormes artistas dentro del uplifting- y psy-trance. Durante el set de Ben, apareció, durante unos segundos, la leyenda Paul Van Dyk, que se acercó a saludar al británico. Nadie imaginaba lo que ocurriría después.

Al finalizar la sesión de Bryan, nos acercamos, con prisa, porque como ya había comentado la organización, si se superaba una determinada cifra de asistentes, se cerraría la entrada del Mainstage. Así que allí estábamos, preparados para disfrutar de dos leyendas, Paul Van Dyk y el vinyl set de Armin Van Buuren. El set de Paul había comenzado, pero tras cinco minutos, por las pantallas gigantes vimos cómo uno de los cámaras empezaba a correr. Algo había ocurrido. Al finalizar la canción que sonaba, apagaron las luces. Así estuvimos los próximos 45 minutos. Por las Redes Sociales ya se rumoreaba sobre una posible caída del holandés. Algo que no gustó al público que se quedó en el Mainstage fue precisamente eso, que nadie nos informase sobre lo que ocurría durante casi una hora. Por fin, por las pantallas gigantes conectaron con el Radio Dome. Armin tomaba la palabra, muy serio, y nos confirmaba que Paul había sido hospitalizado de urgencia debido a la caída. Suspendía su esperadísimo vinyl set, algo que todo el público entendió y demostró con una sonora ovación que puso los pelos de punta.

Aunque se cerró el Mainstage, los otros tres escenarios siguieron con su programación, por lo que teníamos a David Gravell en el I’m In A State Of Trance, a Vini Vici en el WAO 138?! y a Signum en el 15 Years A Counting. Queríamos ver a Vini Vici, pero parecía que todo el mundo los quería ver, por lo que decidimos cerrar la noche con Signum.

I’m In A State Of Trance

Con más de ocho horas de festival en nuestras piernas, y con parte de los pensamientos puestos en Paul Van Dyk, quisimos disfrutar del final. Así, Signum puso punto y final a un sueño cumplido.

15 Years And Counting

Sí, un sueño que ves muy lejano cuando hace unos cuantos años descubres a Armin Van Buuren o Paul Van Dyk, que te muestran un mundo nuevo y precioso. Es entonces cuando dices, ‘algún día viviré un ASOT’. Frase que muchos hemos repetido, y que cuando por fin estás allí, ni siquiera eres capaz de asimilar, cierras los ojos y disfrutas. Así fue la mejor experiencia de nuestras vidas, un constante cerrar de ojos, piel de gallina y sentimientos a flor de piel.

Egoi Alonso (@egoialonso)

Share.

About Author

Me encanta escribir sobre lo que me encanta. Música electrónica. Trance y Progressive House.

Leave A Reply